Conducción bajo efecto de las drogas


intermaqnave
resp-5

CONDUCTORES ESTÁN MEZCLANDO DOGRAS

Titánica ha sido la tarea de los organismos de tránsito en todo el país, para controlar la accidentalidad provocada por la incultura de muchos conductores. Personas que ponen en peligro su vida, la de los ocupantes del vehículo y de otros actores en la vía, cuando ingieren alcohol, no tienen en óptimas condiciones su carro o manejan de forma insegura.

A la par de lo anterior, existe otra conducta anómala que es el manejo de vehículo bajo el efecto de drogas psicoactivas, siendo esta la que más preocupa a las autoridades por una sencilla razón: la gente está mezclando sustancias.

Por disfrutar más la rumba, depresión, para tranquilizarse, etc., son algunas de las razones por las cuales se consumen sustancias psicoactivas, que son detectadas en los retenes efectuados por la Secretaría de Movilidad de Medellín. Esta conducta es un poderoso detonante de posibles accidentes. La sanción que se tipifica es embriaguez, ya sea por consumo de licor o sustancias psicoactivas.

Para conocer el diagnóstico del tema, hablamos con Nora Uribe Restrepo, líder de la Unidad Toxicología de la mencionada Secretaría.

¿Es cierto que se incrementaron los casos de conductores que se han detectado manejando bajo el consumo de drogas?

“Es un tema relativo porque hay meses en los que los casos pueden estar incrementándose y otros disminuyendo. No hay estadística concreta que nos diga que hay tendencia al alza. Las cifras dependen mucho de la cantidad de controles que se hagan”.

Cuando un conductor está bajo estos efectos, ¿cuál es el procedimiento que se sigue en el retén?

“Se hace un tamizaje en aire aspirado, para ver si hay presencia o no de alcohol. Si da negativo, pero persisten síntomas que muestran que la persona no está en sus 5 sentidos, lo examina un médico toxicólogo. Él revisa signos como coloración en la cara, ojos rojos, dificultad para hablar, pupila dilatada o contraída, el seguimiento a una luz con los ojos, sudoración, taquicardia, falta de coordinación en movimientos, desplazamiento en línea recta, forma de pararse, entre otros.

Con esta información, el especialista evalúa si todos estos síntomas son severos o leves y entra a dictaminar si hubo embriaguez ocasionada por sustancia psicoactiva. Ahí el  médico emite un concepto que genera una infracción. De otro lado, si él tiene dudas, puede solicitarle al conductor una prueba clínica complementaria, que es un examen de orina, para respaldar el diagnóstico e identificar la sustancia que se consumió”.

Si algún conductor se niega a practicarse las pruebas, ¿qué le ocurre?

“El agente de tránsito es la autoridad competente en estos casos en el retén y por eso está facultado para pedirle los documentos respectivos y solicitarle la prueba de embriaguez. Sobre el tema existe la llamada ley Merlano, que castiga la renuencia a la prueba y sanciona con la máxima multa como si fuera grado 3 de embriaguez”.

¿Qué drogas son las más detectadas en estas pruebas?

“Hay unas drogas que son de mayor uso y que se encuentran con más frecuencia, como la marihuana y la cocaína. En este momento las drogas sintéticas están cogiendo mucho furor, como el éxtasis, benzodiacepinas, LSD y el ‘Popper’. Ahora estamos encontrando que las personas no consumen solo una sustancia, sino que hacen una mezcla. Por ejemplo, alguien que tomó alcohol y para bajar un poco la embriaguez usa cocaína que lo estimula y relaja, pero luego le da por fumar.

Hay signos que intentan esconderse, pero el médico disipa dudas cuando pide muestra de orina y aparece positivo para varias sustancias”.

¿Cuáles son las sanciones para embriaguez por consumo de sustancias psicoactivas?

“En grado 1 de embriaguez por primera vez, la multa es de $4.136.580 con 30 días de capacitación e inmovilización del vehículo por 3 días hábiles. La segunda vez que se le detecte grado 1, la multa es de $6.204.870 y 5 días de inmovilización para el vehículo. La tercera vez que el conductor sea detectado en grado 1, tendrá una multa de $8.273.160 e inmovilización del vehículo por 10 días hábiles”.