Consejos para repintar su motocicleta


REPINTAR SIN SER AMARRADO

Lo barato sale caro” dice por ahí un adagio popular que les cae a aquellos dueños de motocicletas que buscan hacerle algo a la moto y toman la decisión siempre de comprar lo más económico. Y esto puede ocurrir cuando usted quiere repintar su caballito de plata.

La moto es una extensión de la personalidad de su dueño, por eso el diseño, la marca y el color no se escogen por azar. Una de las cosas que más llama la atención es el estado de la pintura, pues es un indicador del cuidado que el vehículo recibe. No hay nada más agradable que despertar la envidia de quienes ven su moto en óptimas condiciones.

Para mantenerla así, se debe identificar el momento en el que es necesario repintarla para que no pierda su tonalidad de color o brillo. Y esto ocurre cuando se empiezan a ver manchas en el tanque producto de una gasolina que no se limpió o parches que evidencian que se usó una mala pintura o los comunes rayones.

El proceso de repintar comienza pelando la pieza, si es de metal. Se aplica una masilla especial para recubrir y corregir imperfecciones. Se pone una base para que pintura le pegue bien a la pieza y la proteja de la corrosión. Luego se pinta con el color deseado. Seguidamente la pieza entra a un horno para secar la pintura. Finalmente se pone un barniz que le da el brillante. La aplicación de la pintura se realiza en cabinas selladas, para evitar que entren partículas del medio ambiente y contaminen la pieza, pegándose a la pintura. Existe una pintura electrostática en polvo, que se adhiere a la pieza por medio de una corriente de energía.

Si usted tomó la decisión de irse con el pintor más baratero, se puede encontrar con estos problemas más adelante que muestran la mala calidad del trabajo:

Descascarado

La pintura comienza a caerse a pedazos, señal de que no tuvo un buen proceso de adherencia a la superficie.

Cáscara de naranja

Es una especie de corrugado en la pintura, como lo tiene la mencionada fruta, lo que significa que la pintura estuvo mal pulverizada en el compresor o que se presentó una inadecuada dosificación de los materiales.

Ojo de pescado

Son como una especie de bolitas que demuestran que en esos lugares la pintura no pegó.

Herbor

En la pintura aparece una serie de burbujas.

A la hora de buscar un servicio de repintado para su moto, se pueden encontrar opciones como estas: Trabajar una sola pieza que lo necesite, por ejemplo, una tapa que esté rayada. Volver a pintar el tanque, que es lo más común que los motociclistas hacen. Pintar la denominada pijama, que es tanque, guardabarros y tapas.

Aquí, además de lo anterior, se pinta chasis, tijera, motor y aspas. Según Santiago Duarte Lora, de J D Tecnicolor, “la gente se rebusca y cotiza con uno. Cuando le parece caro, se va para donde otra persona que cobra más barato y hace el trabajo allá. Al tiempo, el cliente regresa y le pide a uno que corrija un trabajo que otro hizo y quedó muy mal, lo cual sale más caro”.