Cuándo Debe Cambiar Los Rodamientos De Su Vehículo.


intermaqnave
resp-5

CUÁNDO DEBE CAMBIAR LOS RODAMIENTOS DE SU VEHÍCULO 

MECÁNICA. LA FALTA DE LUBRICACIÓN EN ESTAS PIEZAS PUEDE GENERAR DAÑOS EN OTROS COMPONENTES DEL VEHÍCULO

Los mecánicos saben muy bien qué son los rodamientos y cómo funcionan, pero cuando le hablan al dueño del carro de ellos, este último queda en las mismas. Eso sí, cuando fallan, hay que correrles porque pueden generar daños muy costosos.

Los rodamientos son elementos que permiten el movimiento de un eje dentro de otro. Comúnmente son llamados “balineras” pues se componen de una pista o elemento externo, unos balines o bolas de metal y una pista interna. Adicionalmente los rodamientos poseen una grasa que actúa a manera de lubricante para que los tres elementos se muevan libremente con facilidad.

En el pasado, los vehículos sufrían mucho por el deterioro de los rodamientos y por ello había que hacerles mantenimiento, sobre todo a los que están ubicados en las ruedas. Esto debido a los huecos que frecuentemente se hallaban en las vías, los cuales por efecto del invierno se llenaban de agua y pantano que le hacían perder la grasa al rodamiento. En estos casos tocaba bajar la rueda y las campanas para limpiar y volver a engrasar los rodamientos y luego volver a armar todo.

Clases

Los vehículos tienen diferentes tipos de rodamientos, entre los más conocidos están los de las ruedas, caja de transmisión, alternador, ‘clutch’, cardan, entre otros. Con el paso del tiempo, estos rodamientos se han vuelto más seguros y confiables y no requieren mantenimiento como en el pasado, sin embargo, fallan.

El peligro de que estos elementos comiencen a fallar es que pueden causar daños más graves en el motor, pues están conectados a otras piezas que están puestas a presión y por ello causan un caos en cadena.

La razón principal para su molestia, como en el pasado, es que hayan perdido su lubricación. Cuando esto ocurre, las piezas comienzan a rozarse y eso causa pérdida de metal con el posterior deterioro de otros elementos. Por eso hay que correr, ya que esto no da espera.

Los síntomas

Existen unas señales que le indican al conductor que su vehículo puede tener un problema en alguno de los rodamientos antes mencionados. Ellas tienen que ver con sonidos estilo ronroneo o silbidos que evidencian la posible ausencia de lubricación y el roce de las piezas de metal.

En el caso de la caja de cambios, este tipo de sonido se incrementa a medida que el vehículo aumenta su velocidad y para evitar un daño en piñones y demás, los rodamientos hay que cambiarlos.

Según el ingeniero Ricardo Vásquez, de Autotest, otros rodamientos que también fallan con relativa frecuencia son los del ‘clutch’ o embrague. Este dispositivo aísla el motor cuando se va a cambiar de marcha. Su deterioro ocurre por desgaste normal del dispositivo, el cual debe repararse al alcanzar un número establecido de kilómetros, según especificaciones del fabricante. En este caso hay que cambiar los rodamientos.

Sin embargo, el ‘clutch’ también de daña por el mal manejo que hacen de él algunos conductores que tienen el vicio de parar en los semáforos y dejar el pedal hundido con el cambio hecho. O también es frecuente la práctica inadecuada de manejar con el pie medio puesto en el ‘clutch’ para estar listo cuando amerite un cambio.

Finalmente si usted ha transitado con su vehículo por lugares pantanosos, la recomendación es llevar a lavar su carro con agua a presión, para evitar que los rodamientos en las ruedas puedan perder su lubricación.

¿Sabe qué son los rodamientos?

De acuerdo con el ingeniero Ricardo Vásquez, cuando un rodamiento pierde la grasa que lo lubrica, comienza a calentarse por el roce de las piezas de metal y luego se bloquea. Esto es peligroso debido a que puede empezar a fundir otros componentes que están conectados a él. Si esto ocurre, se inicia una reacción en cadena que puede causar daños muy costosos.

Peligroso calentamiento

Los rodamientos también están presentes en las ruedas del carro y se articulan a las campanas. Su falta de lubricación puede dar lugar a fallas y luego su bloqueo.

Ruidos o zumbidos al acelerar pueden ser evidencia de que un rodamiento de la caja de cambios necesita cambiarse.

“Silbidos o los llamados ronroneos pueden ser un signo de que existen problemas en un rodamiento”.

Ricardo Vásquez

Gerente de Autotest.