¿Es usted un conductor egoísta al volante?


intermaqnave
resp-5

¿ES USTED UN CONDUCTOR EGOÍSTA?

“El paisa por su tradición cultural es simpático, pero no es tan empático, que es tener la habilidad y destreza de ponerme en los zapatos del otro para comprender su situación. Por ello, los conductores deberían ser formados no solo en su parte técnica, sino también en su comportamiento y el área psicológica, porque un conductor tiene una gran responsabilidad consigo mismo, con el transeúnte y con la comunidad”, señala Francisco Alejandro Ospina, psicólogo clínico de la Universidad San Buenaventura, con 20 años de experiencia en formación de comunidades.

Una manifestación de este fenómeno es la indiferencia de las personas ante situaciones de violación a las normas de tránsito. De acuerdo con la Encuesta de Cultura Ciudadana de Medellín, realizada en 2013, el 73 por ciento de los medellinenses no hizo nada cuando al cruzar la calle una persona un vehículo se le vino encima, mientras que el 13 por ciento agredió verbalmente al responsable.

Tipos de perfiles

Goodyear y la Escuela de Ciencias Políticas y Económicas de Londres, en un estudio de tipo psicológico, establecieron 7 perfiles de conductores, donde de una u otra forma se manifiestan comportamientos egoístas.

Profesor: es aquella persona que necesita asegurarse de que los otros conductores sepan que han obrado mal, les explica por qué se equivocaron y espera reconocimiento por enseñarles.

Sabelotodo: el que habla o crítica solo, aunque también grita dentro del carro y el blanco de sus alegatos son los demás conductores.

Competitivo: aquel que no puede estar detrás de nadie.

Castigador: es la persona que cuando ve que alguien viola una norma, lo alcanza, lo increpa y lo insulta.

Filósofo: es el comportamiento que debería tener todo conductor, es el que busca una explicación racional para las malas acciones de otros conductores.

Evasivo: es ese personaje que prefiere estar lejos de los demás porque los considera una amenaza.

Escapista: aquel que intenta aislarse de todo lo que sucede a su alrededor, escuchando música, hablando por teléfono o con sus acompañantes.

No reconocen las fallas

Una primera falla en los comportamientos egoístas es la falta de reconocimiento por parte de los conductores de los errores que cometen al volante.

Esto se evidenció en el primer estudio de comportamiento y seguridad vial realizado por el Fondo de Prevención Vial, el cual señaló que el 71 por ciento de los conductores encuestados se cree muy prudente; el 22, algo prudente, y el 7, nada prudente.

Para Gilberto Boder Castillo, instructor teórico y práctico en el Sena, uno de los factores principales para que se presenten comportamientos egoístas es el estrés que maneja la mayoría de conductores, porque muchos de ellos son personas que desde muy temprano se encuentran trabajando y tienen jornadas laborales de más de 12 horas.

En el caso de los que manejan transporte público, empiezan su trabajo con problemas con el despachador, luego con el del vehículo que está adelante, porque uno se le queda o el otro se le va encima.

Además, tienen que cumplir con tiempos para llegar a ciertas partes en su recorrido. “El Código Nacional de Tránsito establece que la circulación de los peatones debe ser regulada. Lo que pasa es que las autoridades no ejercen los comparendos pertinentes. Existen muchos accidentes que se ocasionan por desconocimiento de las normas por parte del transeúnte. Por eso, hacen falta también campañas efectivas para los que se movilizan a pie”, expresa Boder.