Levas en el volante: cómo funcionan


intermaqnave
resp-5

LAS LEVAS VIENEN DE LA FÓRMULA 1

Cada vez son mayores las transferencias de las tecnologías usadas en los vehículos de carreras y alta competencia a los automóviles de calle. Temas como suspensiones, dispositivos para menor consumo de combustible, diseños aerodinámicos, compuestos y labrados en las llantas, sistemas de frenado, etc., son ya usados en carros de alta gama.

Algo muy similar ocurre con las levas en el volante de un vehículo, que son una especie de pestañas desde las que se pueden realizar los cambios en vez de hacerlos con la palanca de piso. Esta es una comodidad que le facilita al conductor, sin quitar las manos del volante, controlar más fácilmente las marchas del carro y sentir un manejo más deportivo de su máquina.

Cambios tradicionales

Tradicionalmente los cambios asociados a la caja han estado ubicados en dos sitios dentro del vehículo: por un lado, existió una palanca cercana al volante y por el otro, la tradicional que siempre ha estado en el piso. Esta última característica es aplicable a los carros automáticos.

Sin embargo, con el paso del tiempo, las cajas automáticas también han incorporado modo manual para su operación, para que no sea el computador del carro el que haga los cambios, sino el usuario.

El objetivo de las levas en el volante, además de ofrecer comodidad y brindar una experiencia de manejo similar a la de la Fórmula 1, también tiene que ver con la seguridad, pues el conductor nunca despega sus manos del volante y así tiene mayor tiempo y capacidad de reacción frente a cualquier suceso que aparezca en la vía y que amerite una maniobra imprevista y rápida.

Seguridad

Las levas están ubicadas a ambos lados del volante y normalmente con una se aumentan los cambios y con la otra se devuelven: tienen un signo + para subir y un – para bajar la marcha. También se encuentran vehículos que poseen una sola leva que efectúa las dos operaciones: arriba y abajo.

La posible incomodidad de las levas podría presentarse cuando se deben tomar curvas, algunas de ellas muy pronunciadas, esto debido a la incomodidad que resulta usarlas, pues las manos están ocupadas moviendo el volante para dar el giro. En estos casos es más recomendable hacer el cambio antes de entrar a la curva para evitar la simultaneidad.

Estos dispositivos de levas son el complemento ideal para el manejo de cajas secuenciales, donde el piloto puede sentir la potencia de su vehículo y regular sus marchas con acelerador a fondo.

Las mencionadas cajas no necesitan del famoso ‘cluth’ para hacer los cambios, por lo cual es más rápido el proceso de cambio de una marcha a otra.