Líquidos que usted debe revisar en el motor de su vehículo


OJO CON LOS LÍQUIDOS DE SU MOTOR

El mantenimiento es uno de los aspectos fundamentales para el cuidado del vehículo y es uno de los cuales la gente más descuida. Solo cuando el automotor lo deja “tirado” es que el conductor pregunta qué falló y cuánto le va a costar el arreglo. Mantener el nivel adecuado de los líquidos en el motor es una de las tareas más sencillas para evitar costosas reparaciones, pero… ¿sabe usted ¿Cuáles son los líquidos que no puede perder de vista? Aquí se lo explicamos.

Sistema de refrigeración

Antes se usaba agua para este sistema, cosa que ya cambio por fortuna. Hoy se cuenta con líquidos refrigerantes que tienen propiedades cómo la anticongelacion, que permiten ebulliciones a más de 100 grados y que impiden la corrosión del motor.

Este líquido está bajo presión dentro del motor,  lo que significa que alguna imperfección  en una manguera hace que se pierda el nivel. Es importante, además que los periodos de recambio del líquido refrigerante, identificar cualquier pérdida anormal del nivel en tiempos muy cortos, pues ello evidencia que hay una fuga y eso puede significar un daño.

Aceite en caja de cambios

Son casi siempre de por vida o en algunos casos, se solicita su cambio a los 100 mil kilómetros. En el pasado era común ponerle a la caja un aceite grueso, viscoso. Hoy es distinto pues se utilizan aceites con viscosidades por debajo de las del aceite de motor para buscar economías en el consumo de combustible debido al bajo esfuerzo de rodamiento. Por consiguiente, tampoco sirve cualquier aceite y debe consultarse el manual del vehículo.

Aceite de dirección

Se usa para trasmitir la fuerza o potencia de la bomba hasta la dirección. Este es un aceite hidráulico que, según la marca del vehículo y sus recomendaciones, puede no necesitar su cambio a hacerse en algunos casos cada 70 mil kilómetros en promedio. Tampoco es recomendable poner cualquier aceite, por barato que esté. Sin las especificaciones porque genera daño de piezas.

El aceite de motor

Con el tiempo los aceites han mejorado su desempeño porque los motores les exigen mayores propiedades. Antes se compraba un aceite con base en su viscosidad (grosor) y cualquier marca servía, ahora es muy importante conocer la especificación que el fabricante recomienda para el aceite y cuáles  son sus características. Es importante cambiarlo según la periodicidad indicada por el ensamblador del vehículo y con los requerimientos que él señala. Con base en lo anterior, se busca un aceite que se acomode.

Liquido de las plumillas

En el pasado solo se usaba agua para llenar el recipiente. Ahora existen liquidos con propiedades muy diferentes que remueven breas, polvo, grasas, y el perjudicial “popo” de los pájaros. Si no se utiliza un liquido de calidad, las anteriores sustancias se adhieren al vidrio frontal, manchándolo, provocando rayones y el desgaste de la pieza, que tiene un costo bastante elevado.

Liquido de frenos

Está sometido  a alta presión y temperaturas dentro de su motor y por ello sus funciones son diferentes debido que deben trabajar bajo condiciones muy extremas. Debe reemplazarse, en promedio, a los 50 kilómetros. Un tipo de liquido de frenos inadecuados puede generar bolsas de vapor dentro del sistema de frenos con el peligro que conlleva de que se pierda la afectividad al frenar.