Mercado de los repuestos de segunda


AUTOPARTISTAS ILEGALES CAEN MÁS FÁCIL

La más innovadora sí, pero lastimosamente también la ciudad con mayor número de robo de carros y motos en Colombia. No es para enorgullecerse y prende alarmas para trabajar por disminuir ese delito en Medellín.

De acuerdo con Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, el mercado negro de repuestos en Medellín el año pasado alcanzó una cifra de 120 millones de dólares. Y es que la ciudad, aunque tiene cuatro veces menos vehículos rodando que Bogotá, tiene un mayor indicador de hurtos.

Ley que no se aplicaba

Para el directivo gremial, lo que sucedía antes era que no se estaba aplicando de forma contundente la ley en contra de quienes comercializaban estos bienes de origen ilícito.

Recordó que, según la norma, si bien se establece que la comercialización o transporte de bienes de ilícita procedencia se castiga con una pena de cárcel de 1 a 4 años y, por lo tanto es excarcelable, en el caso de repuestos, la pena es de 6 a 13 años y ya no es excarcelable:

“La ley estaba ahí hace 5 años largos y no pasaba absolutamente nada”, señaló Zuluaga.

En este sentido, voceros del equipo de Automotores de la Sijin también explicaron a Q’Nave que gracias a una interpretación que se pudo dar a la legislación, se aplica desde el año pasado la figura de la receptación para judicializar las redes de comerciantes que venden los repuestos robados.

Exitoso operativo

Esta figura se aplicó por primera vez en octubre del año pasado, en un proceso de allanamiento de más de 70 locales en la zona de la Bayadera en los que se comercializaban repuestos de motocicletas Verificaron los sistemas de Identificación, conocidos como identimotos, y encontraron que gran parte de ellos estaban alterados, remarcados. Eso dio pie para aplicar la figura jurídica, sin que mediara la denuncia por robo de los repuestos.

“Capturamos ese día 36 personas y todos quedaron con medida de aseguramiento domiciliaria.

Fue tal la fuerza del informe que hicimos, que les aplicaron esa medida”. Ya hoy de los 76 locales allanados, cerca de 50 cerraron o se dedicaron a otras cosas, argumentaron los investigadores. Agregan que hoy el hurto, en el caso de motos, se ha reducido cerca de 28 por ciento. Por su parte, el de vehículos también presenta una reducción cercana al 3 por ciento.

Los procesos de allanamiento también se han extendido a las motos viejas que detectan montadas con partes de motos nuevas.

¿Qué se roban?

Si usted es de los que creen que si tiene un carro o una moto de gama alta, está libre de un hurto, no se confíe. Eso quizá en el pasado, pero ahora, señala el presidente de Asopartes, con el aumento de las ventas de este tipo de vehículos también se ha vuelto un botín apreciado por los amigos de lo ajeno. “Sus ventas han crecido bastante en el país y se han vuelto tristemente atractivos para los bandidos”.

Y aunque el robo de autos que tienen su homólogo en taxis es una práctica que continúa, dice que ya no son estos los más apetecidos. “Hoy ninguna marca está blindada contra el robo de sus vehículos y sus autopartes”.

Cuando el robo es en la calle, lo que más se llevan los ladrones son llantas, plumillas, baterías y algunos computadores. Pero si halan el carro completo, se desarma y todas sus partes se venden en el mercado negro.