¿Por qué pierden valor los vehículos? Qué es importante para un usuario


¿POR QUÉ PIERDE VALOR UN VEHÍCULO?

El fenómeno de depreciación de los vehículos se presenta por diversas razones que van desde las variables macroeconómicas nacionales e internacionales hasta el uso y desgaste que tiene este bien con el paso del tiempo. “Los automóviles, como todos los bienes de consumo, experimentan un natural fenómeno de depreciación por el uso que se les dé y porque el consumidor aprecia la característica de ‘nuevo’, como el menor uso que se le haya dado. Se asume que entre menor tiempo y kilometraje recorrido, los carros están en mejor estado y necesitan menos mantenimiento”, explica José Ignacio Vélez, gerente de BMW Premium Selection y MINI Next (usados Autogermana).

Depreciación contable

El Decreto 3019 de 1989 establece que la vida útil de los vehículos es de 5 años y con base en esta ley se calcula de manera contable el desgaste que tiene este activo. Es así como si su carro le costó 30 millones de pesos, la cifra se divide por esta cantidad de años (5) para obtener la depreciación anual. Si se quiere calcular por mes, se divide el costo del auto por los 60 meses que tienen los 5 años.

Desgaste normal

Todo lo que se desgasta en un carro son los elementos que están en roce y movimiento. Porque son hechos precisamente para que tengan una operación de desgaste, por ejemplo, los frenos; entran en contacto con un disco y este a su vez se  gasta. Incluso la garantía no cubre este tipo de daños.

“El desgaste de un vehículo no es igual en cada ciudad, por ejemplo, en Medellín es necesario usar más los frenos por las lomas que existen, mientras que Cartagena por ser una ciudad plana el uso de esta parte del carro es menor”. Detalla Gustavo Adolfo Cano Londoño, ingeniero mecánico y asesor del sector automotor hace 15 años.

Manejo vs. Mantenimiento

Sumado a esto, el deterioro que se presenta en los autos también se relaciona con la manera en que se maneja todos los días, el mantenimiento que se le dé, el tipo de repuestos que usen y los accidentes que haya sufrido.

“Hay conductores que cuando manejan tienen la costumbre de acelerar y frenar a fondo. Lo ideal es arrancar y cuando el carro llegue a las revoluciones adecuadas, realizar el cambio e ir acelerando paulatinamente. De esa manera se hace un trabajo de manejo más suave y tranquilo de acuerdo a los estándares”. Especifica Cano Londoño.

Desvalorización progresiva

Entre 24 y 48 meses de comprar el carro, el kilometraje no influye de manera contundente en el precio. Y el comprador no repara mucho en este detalle, si el auto se encuentra en buen estado.

Pero después de 5 años este aspecto pesa en la valorización de este automotor, así como también su consumo de combustible.

De acuerdo con el gerente de BMW Premium Selection, en los carros la pérdida de precio depende de algunas variables como el prestigio de la marca en el mercado, el servicio posventa y el abastecimiento de repuestos. En consecuencia, esta depreciación puede oscilar entre el 15 y el 20 por ciento en el primer año, y luego un 10 por ciento por cada año de uso.

Presiones del mercado

Por su parte, Ricardo Vásquez, gerente de Autotest, afirma que en épocas en que la inflación era muy alta, los vehículos se vendían por encima del valor por el que se había adquirido, por eso, el fenómeno de depreciación está ligado a variables de la oferta y demanda.

“Cuando los costos se mantienen estables para los vehículos nuevos, el mercado de los usados empieza a mostrar porcentajes de diferentes años. En Colombia, el precio también depende de la volatilidad del dólar, en especial durante estos últimos meses que se ha ido incrementando por la devaluación del peso”, detalla Vásquez.

Sin utilidad

Pero. ¿Por qué se dice que el primer año es el que más efecto de depreciación tiene? La razón es porque el cliente paga un precio establecido por el concesionario. Pero una vez sale del establecimiento el precio baja al costo al por mayor, es decir, se pierde la ganancia o utilidad. Además, el pago de impuestos, licencia y seguros son otros gastos.

Sin embargo, un carro brinda comodidad y confort a quien lo usa y desde que se le brinde un trato adecuado y se adquiera una marca de alta rotación, la venta futura de este automotor, si bien no le dará ganancias, tampoco será una pérdida significativa para su bolsillo.

“Por eso, tenga presente que la mejor manera de evitar una depreciación pronunciada de cualquier vehículo es proveerle un adecuando y oportuno mantenimiento preventivo en los talleres autorizados por las marcas y con repuestos originales”, recomienda el gerente de BMW Premium Selection.