Prevenga el óxido de su vehículo


intermaqnave
resp-5

QUE SU CARRO NO SE OXIDE

Es común ver marcas del óxido o proceso de corrosión en la nave de los vehículos.

Son aquellas líneas de color café encima de la pintura que evidencian el paso del tiempo y el deterioro paulatino del metal. Pero este fenómeno no ocurre solo en la superficie, pues también suele atacar el motor y la parte de abajo del vehículo.

La corrosión “es el deterioro de los elementos metálicos producto de mezclarse con el oxígeno presente en el ambiente”, señala el ingeniero Ricardo Vásquez, gerente de Autotest.

Causas

Son varias la razones para que ocurra este deterioro. La primera proviene del elemento químico que puede generarse por el agua salada. La segunda, producto de un fenómeno eléctrico, y esto ocurre dentro del motor como la perforación de un radiador. En los países costeros o en aquellos donde existe la nieve, la corrosión es un fenómeno que deteriora rápidamente los automóviles, pues en los segundos la sal es un componente que usa para derretir la nieve por donde se circula.

Protecciones

Los fabricantes cada vez más han desarrollado tecnologías que protegen los vehículos de la oxidación. En el caso de la nave, son dos las protecciones que utilizan: la primera es que es sumergida en un químico que evita la corrosión y permite que luego la pintura que se aplica tenga un buen fijado. Este proceso se llama cataforesis. La segunda es que antes de aplicar el color, con robots especiales, se aplica otro químico que se convierte en la segunda protección.

 La tercera son unos aislamientos que el fabricante coloca debajo del vehículo para protegerlo de la agresividad de los ambientes por los cuales circulará.

Cuidados

El gran aliado de la corrosión del vehículo es su propietario, cuando toma decisiones equivocadas y permite que el proceso de corrosión se genere.

Algunos comportamientos que deben evitarse:
Golpes

Los impactos por debajo del carro producto de huecos, piedras presentes en caminos destapados o rozamientos contra resaltos hacen que se pierda esa protección que los vehículos poseen debajo. Aquí el manejo cuidadoso del conductor es fundamental para no dejar expuesto el carro a la oxidación que comienza cuando esa protección es retirada.

Inadecuadas reparaciones

Utilizar latoneros que enderezan latas de la carrocería a punta de calor y golpes, que acaban con las protecciones básicas. Lo barato sale caro.

Láminas originales

Cuando se debe cambiar una pieza de la carrocería, deben usarse las originales elaboradas por el fabricante, así sean más costosos, pues ellas ya traen las protecciones antes mencionadas. Estas piezas no deben lijarse, pues se acabaría con los químicos que las protegen de la corrosión.

Solo debe aplicarse la pintura y listo.

“Lavar el vehículo por debajo con frecuencia ayuda a retirar impurezas y así se preservan los aislamientos que lo protegen de la corrosión”.

El consejo más importante contra la corrosión es mantener las piezas metálicas lo más original posible, pues ellas cuentan con las protecciones puestas allí por el fabricante.

Finalmente el consejo, entonces, es preservar la carrocería lo más original posible, y en caso de choques o golpes en ella, llevar el vehículo a sitios especializados que utilicen los materiales originales y equipos que preserven las protecciones de fábrica contra la corrosión.