Problemas Comunes En La Revisión De Gases De Área Metropolitana


intermaqnave
resp-5

PROBLEMAS COMUNES EN LA REVISIÓN DE GASES DE ÁREA METROPOLITANA

CONTAMINACIÓN. HASTA SEPTIEMBRE IBAN 69.576 OPERATIVOS REALIZADOS POR EL ÁREA METROPOLITANA

La cultura de la trampa, así define María del Pilar Restrepo Mesa, subdirectora ambiental Área Metropolitana, la actitud de algunos ciudadanos del Valle de Aburrá que no llevan sus vehículos a la revisión técnico-mecánica, en la que se controlan las emisiones de gases. O si lo hacen, practican la trampa para pasar esta prueba y luego seguir contaminando.

Señaló también que en el 45% de los casos aproximadamente los vehículos que se someten a los controles que hace el Área Metropolitana a las emisiones son rechazados. Este es un sencillo balance de qué ha ocurrido con estos operativos hasta septiembre del presente año.

¿Qué ha ocurrido con los operativos de control a emisiones móviles en este año?

“En 2016 realizamos en el Valle de Aburrá un total de 58.600 pruebas, y en lo que va corrido del presente año, con corte a septiembre, llevamos 69.576. Cabe reiterar que esto es en los 10 municipios que conforman el Área Metropolitana”.

¿Cuántos realizan diariamente?

“El año pasado hicimos 11 operativos por día, de los cuales 4 fueron en Medellín. En el presente año subimos a 21 por día y 11 son en Medellín. Este año sacamos a licitación para pasar de 21 a 35 unidades móviles”.

¿Además de las calles, van a otros sitios a realizar los controles?

“En cada municipio lo hacemos en las vías y también vamos a los patios de las empresas de servicio público a hacer operativos. De otro lado, también vamos a los parqueaderos de las empresas del sector industrial a realizar el control a sus vehículos.

En el caso de los 51 CDA, Centros de Diagnóstico Automotriz, en estos primeros 9 meses del año adelantamos 728 visitas frente a las 435 que hicimos en 2016”.

¿Qué porcentaje de los vehículos evaluados no pasa la prueba?

“En términos generales decimos que un 45% de los evaluados son rechazados.

Al mes de septiembre en vehículos diésel realizamos 32.379 pruebas en las que salieron rechazados 13.118. En vehículos de gasolina hicimos 21.703 controles, de los cuales fueron rechazados 11.258.

Finalmente los controles hechos a motocicletas fueron 15.494 y salieron negativos 6452 vehículos.

Es importante aclarar que estos operativos de control a fuentes de emisión móviles los efectuamos conjuntamente con las secretarías de tránsito de los 10 municipios del Valle de Aburrá. Cuando un vehículo es rechazado, son estos funcionarios los que imponen el respectivo comparendo y proceden a la inmovilización del vehículo”.

¿Por qué ese porcentaje alto de rechazados, cuál es la causa?

“Existe en algunas personas la cultura de la trampa, la cual va en detrimento de todos. Hay prácticas tales como tapar la placa de la moto cuando pasa por una cámara para que no detecte que no estamos al día con la revisión técnico-mecánica. O también alterar temporalmente las condiciones del vehículo para que pase la revisión y luego volver al estado irregular en el que se encontraba.

Con las trampas se atenta contra la vida de amigos y familia porque nos enfermamos todos, le hacemos daño a la sociedad metropolitana. El tema no es qué tan avispado soy, sino cómo contribuyo, porque cada acción cuenta. La solución también está en nuestras manos”.

En los 9 primeros meses del año, en vehículos de gasolina, se llevaron a cabo 21.703 controles de los cuales fueron rechazados 11.258.

Con miras a mejorar la calidad del aire del Valle de Aburrá, la mencionada funcionaria hizo varias recomendaciones:

Invitación a que se lleve el vehículo a la revisión técnico-mecánica, pues muchos no lo han hecho.

Cuando lo lleve, practicar la cultura de la legalidad, evitar la cultura de la trampa.

Tener paciencia en operativos a fuentes móviles porque hay gente que se incomoda.

Quienes tengan a su cargo flotas de vehículos que realicen la revisión técnico-mecánica y practiquen una conducción más amigable con el ambiente.

45 % de los vehículos sometidos a los controles de emisiones hechos por el Área Metropolitana son rechazados.