Problemas más comunes en la revisión Técnico – Mecánica


PROBLEMAS EN REVISIÓN TÉCNICO-MECÁNICA

Además de ser un requisito de ley, que implica multas pon incumplimiento, la revisión técnico-mecánica de un vehículo permite que sus ocupantes viajen de manera segura, evitando los peligros derivados de una falla mecánica.

Este “examen” que se practica a carros y motocicletas analiza varios sistemas y componentes para identificar inconvenientes tipo B, que son recomendaciones, o tipo A, que implica que no pasa la prueba y debe repetirse cuando se solucione el problema.

Aquí se encuentran dificultades de todo tipo, pero quisimos preguntar cuáles son las más frecuentes y que pueden provocar la multa de medio salario mínimo mensual. Este monto en dinero es el que se impone por no contar con el documento que avala que su vehículo pasó el examen. De otro lado, si usted circula con este documento vencido, las cámaras de fotomultas instaladas por toda la ciudad pueden tomarle una imagen a su placa, revisar en el sistema y luego mandarle el comparendo a su domicilio.

Adicionalmente el Área Metropolitana, como autoridad de tránsito en el Valle de Aburrá, también puede imponer sanciones por no portar este documento. Según el ingeniero Juan Carlos Narváez Lopera, coordinador del CDA Car Center Oviedo, son seis las problemáticas más comunes por las cuales los vehículos no obtienen su certificado de revisión técnico- mecánica.

Emisiones de gas

Son los vehículos que presentan emisiones por encima de los niveles permitidos por la resolución 910. Que define las cantidades permitidas de hidrocarburos, monóxido de carbono,  oxígeno y dióxido de carbono.

Estas emisiones varían de acuerdo con el año/modelo del automotor.

Llantas

Aquí llegan casos de llantas sin labrado, lisas, que son peligro tanto para los ocupantes del vehiculo como para los otros autores de la via. Tambien se presenta el fenómeno de regrabado irregular de las llantas por debajo de los limites exigidos por el fabricante.

“Llegan llantas regrabadas con un buril con el que le sacan más profundidad al surco de la permitida por el fabricante” Señala el ingeniero el fenomeno tambien ocurre en motos de alto cilindraje por los costos de una llanta, los cuales rondan los $700.000 en adelante. Igualmente son asiduos a esta practica los vehículos de transporte publico.

Regrabar una llanta implica ahondar sus surcos solo hasta los limites permitidos, los cuales se reconocen con las marcas twl o un triagulo que se identifica a simple vista. Estas marcas de seguridad indican que hasta ahí llega la garantia y responsabilidad del fabricante de esa llanta.

Asimismo, se presentan llantas gastadas por los costados que evidencien problemas de alineación, balanceo o ejes.

Luces

Este problema se presenta en bombillos que estan quemados sin que el conductor del vehículo  se haya dado cuenta, lo cual implica riesgos de visualización sobre todo en las noches, para otros automotores. Llegan casos de luces altas, bajas, de reversa, estacionamiento o de frenado, quemadas, lo cual es un fenomeno común tanto en nuevos como usados.

Las causas de este problema son escencialmente dos. La primera es el uso y fin de la vida util de la pieza. La segunda corresponde a cortos que se deben a fallas del sistema eléctrico, atribuidas a una inadecuada manipulación del mismo. Lo anterior puede ocurrir cuando se le ponen cargas adiconales al sistema derivadas de planes de sonido, luces, etc. Estos son accesorios extra que se le montan a un sistema eléctrico de fabrica que no contempla este tipo de “cargas adicionales”.

Mofle roto

Ese ruido que presenta el vehículo al cual usted no le ha prestado atención y que suena más fuerte cuando usted acelera el carro puede atribuirse a un problema en el mofle. Uno de ellos es que haya una rotura en la pieza que provoca una fuga de los gases producto de la combustión del vehículo.

Cuando el mofle presenta este fenómeno, el técnico del CDA que adelanta la inspección con miras al certificado de la prueba  técnico –mecánica, lo detecta fácilmente y en este caso el carro no pasa la prueba. Una rotura en el medio inhabilita el vehículo para el análisis de gases, pues no pueden medirse con fidelidad las cantidades de partículas presentes, pues estas se diluyen por el roto. Del mofle salen gases que, si poseen color azul, se asocian a quema de aceite, y si es negro,  evidencian una combustión inadecuada.

Frenos

Antes de empezar el test de los frenos con las maquinas, el técnico de CDA hace una inspección visual y táctil del estado de mangueras , tubos y conexiones, liquido de freno en el nivel permitido, posibles fugas y el estado de tornillos en mordaza. Luego de lo anterior comieza la prueba que verifica dos cosas: la primera es la eficacia al frenar, que es la comparación de todas las fuerzas del frenado contra el peso del vehículo. Es común que en este aspecto haya dificultades con vehículos a gas natural, pues presentan más peso debido a la bombonas  y por eso poseen menor eficacia de frenado: frenan más tarde o se demoran más tiempo en detenerse. Este es un fenomeno que también ocurre con vehículos blindados.

El segundo aspecto que verifica la máquina es el dequilibrio en llantas por frenado: la norma dice que puede haber diferencia entre 0 y  el 20 % y es aceptable. Pero por encima del 30% hay perdida de la prueba.

Inestabilidad en revoluciones

Por medio de máquinas se detecta si un vehículo presenta inestabilidad en la revolución del motor, lo cual se identifica con aceleraciones que llevan a las 2500 revoluciones. Si el automotor presenta variaciones de más de 150 revolciones, es rechazado y no pasa la prueba.