Vidrios para el sector automotor.


intermaqnave
resp-5

   

VIDRIOS PARA VER MEJOR…

Partículas contaminantes presentes en el aire, polvo, piedrecillas, plumillas, inseguridad, son factores que provocan daños en los vidrios de un vehículo. Hay casos en los cuales amerita cambiar alguna pieza, y en otros, solo repararla. Preste atención para que no se deje meter “gato por liebre”. Existe un mito en los dueños de vehículos referente a que si toca cambiar el vidrio panorámico frontal o trasero y los laterales, hay que comprar originales. ¿Qué es original? En teoría es aquel vidrio que tiene el logo de la marca del carro. Sin embargo, en el mercado existen productos que son homologados por las marcas, que no tienen el mencionado logo, pero que cumplen con las normas internacionales.

Problemas frecuentes

El material contaminado presente en el aire, producto de los gases que emanan de fuentes móviles e industria, tiene sustancias grasosas que se pegan a los vidrios y con el tiempo, si no se remueven, se convierten en manchas.

De otro lado, cuando el caucho de las plumillas se acaba y ellas se activan, comienzan a dejar rayas en el vidrio que con el tiempo lo dañan. Asimismo, al transitar por carreteras destapadas, es frecuente que las llantas arrojen piedras pequeñas a los vidrios, causando fisuras que no significan necesariamente la pérdida total del vidrio. Cuando existe una fisura, esta debe arreglarse inmediatamente para evitar que ella siga su camino y continúe rompiendo el vidrio.

El arreglo consiste en inyectar una resina, luego se lleva a un fotocurado y la fisura desaparece en un 80 %. También existen casos de vidrios panorámicos mal reparados que, en manos inexpertas, son pegados con una simple silicona al vehículo con el peligro que en un impacto salgan volando o dejen goteras que provoquen corto circuito.

Clases de vidrios

Los vidrios en un vehículo son panorámicos delantero o trasero y los laterales.

En el delantero o frontal, existen en el mercado los laminados que se componen de tres piezas: dos vidrios unidos en la mitad, como un sánduche, con un polivinil el cual es el que provoca que cuando el vidrio se rompa no salga en pedazos, sino que estos queden pegados como efecto telaraña.

A los vidrios laterales y trasero se les denominan templados y cuando se rompen quedan en diminutos fragmentos como pequeñas piedras y no se desastillan peligrosamente como un vidrio de una ventana.

Nacionales o extranjeros

En la actualidad se pueden conseguir vidrios nacionales e importados, estos últimos provenientes de Venezuela, Brasil o China. Según César Andrés Correa, de Autoglass, del país asiático vienen productos de calidad y no “desechables” como todo el mundo cree. De donde sí vienen vidrios de dudosa calidad es de Venezuela.

De acuerdo con el directivo, en precio un vidrio que se consigue en el concesionario con logo, frente a uno homologado, puede diferir hasta en 40 % más en su valor.

“Lo original en un vidrio es que cumpla la norma”, señaló Correa.

Una creencia falsa que existe en el medio es que no se asegura un carro que no tenga vidrios originales con logo. Lo importante es que el producto cuente con un certificado que garantice la norma TS16949.